Usted se encuentra en: Inicio » Instalaciones » Viviendas bioclimáticas

Viviendas bioclimáticas

Página web de las Casas Bioclimáticas ITER

La urbanización bioclimática está formada por 25 viviendas unifamiliares, construidas siguiendo criterios bioclimáticos (aprovechamiento de las condiciones climáticas del emplazamiento, empleo de materiales reciclados y reciclables, etc.) y optimizando las condiciones medioambientales (integración de energías renovables, tratamiento de agua, de residuos, etc.).

El principal objetivo del proyecto es encontrar una combinación de estrategias que permita alcanzar soluciones sostenibles al problema de la energía en edificios. Las soluciones presentadas por cada uno de los diseños bioclimáticos de las casas abren nuevos caminos para conseguir la máxima integración de los sistemas de energías renovables en estructuras habitables.

Historia

El Cabildo Insular de Tenerife y el ITER como promotores, y el Colegio de Arquitectos de Canarias (COAC) como organizador, convocaron en Marzo de 1995 un Concurso Internacional de anteproyectos, homologado por la Unión Internacional de Arquitectos (U.I.A).

Dicho concurso consintió en la selección de 25 propuestas de viviendas unifamiliares diseñadas bajo principios bioclimáticos, con utilización, en la medida de lo posible, de materiales reciclados y reciclables, que integrarían una urbanización a emplazar en los terrenos del Parque Tecnológico de Granadilla, en Tenerife.

Se presentaron aproximadamente 400 proyectos de arquitectos de 38 países, de los cuales, la vivienda ganadora fue "La Geria", un proyecto del arquitecto César Ruiz-Larrea, basado en un tipo de construcción agrícola utilizada en la isla de Lanzarote.

Situación

Las 25 viviendas bioclimáticas están situadas en el sur de la isla de Tenerife, en terrenos cercanos a la costa, en las proximidades de la sede del ITER, a lo largo de un barranco seco.

La zona se ha elegido atendiendo a sus especiales condiciones climatológicas: vientos del noreste casi constantes, gran asolamiento, escasez de lluvias y aridez de su territorio; por otra parte, cuenta con la cercanía del mar, facilitando experiencias de desalación de agua de mar con energías renovables.

Monitorización

Cada casa tendrá varios sensores que medirán determinados parámetros comunes a todas ellas, para un posterior procesamiento y comparación, y otros específicos en función de las características de cada una de las viviendas (velocidad del viento y dirección en toberas de aire, temperaturas o humedades en lugares específicos, etc.).

Los sensores comunes a todas las viviendas incluyen:

  • Sensores de temperatura a distintas alturas de la vivienda
  • Sensores de temperatura a ambos lados de paredes y techos
  • Sensores de humedad
  • Medidores de flujos de aire
  • Sensores de presencia
  • Medidor de CO2 y partículas en suspensión (polvo)

Estos sensores se complementarán con estaciones meteorológicas, que midan parámetros tales como radiación solar, temperatura exterior, presión, humedad y partículas, y contadores de consumo y producción eléctrica que discriminen las fuentes de procedencia (paneles FV, turbinas eólicas, otras energías renovables y red eléctrica). Todos los datos irán a un concentrador que procesará la información y la enviará, siguiendo un determinado protocolo, a un ordenador central y, eventualmente, a un ordenador local que procese los datos de cada vivienda.

El ordenador central realizará una compilación global de los datos de toda la vivienda, permitiendo el acceso a los resultados individuales o globales, mediante determinados dispositivos, monitorizar en cada momento el funcionamiento y obtener un proceso de datos abarcando el período de tiempo que se desee.


Documentos adjuntos: